domingo, julio 08, 2007

Cuentos dominicales.

La uña. Max Aub.
El cementerio está cerca. La uña del meñique derecho de Pedro Pérez, enterrado ayer, empezó a crecer tan pronto como colocaron la losa. Como el féretro era de mala calidad (pidieron el ataúd más barato) la garfa no tuvo dificultad para despuntar deslizándose hacia la pared de la casa, Allí serpenteó hasta la ventana del dormitorio, se metió entre el montante y la peana, resbaló por el suelo escondiéndose tras la cómoda hasta el recodo de la pared para seguir tras la mesilla de noche y subir por la orilla del cabecero de la cama. casi de un salto atravesó la garganta de Lucía, que ni ¡ay! dijo, para tirarse a la de Miguel, traspasándola.

Fue lo menos que pudo hacer el difunto: también es cuerno la uña.

Hay vida después de la muerte.
NUNCA MAIS

6 comentarios:

Una mujer desesperada dijo...

espectacular

Wilde dijo...

Pues si, me he quedado en blanco, sublime vaya!

tootels dijo...

Gracias por visitar esta nueva sección... no esperaba menos de vosotros, un abrazo.
NUNCA MAIS

Ana dijo...

Wow!! escalofriante!! pues parece que sí hay vida tras la muerte, al menos la de la uña!! hay que joderse....

Carabiru dijo...

¿Es tuyo o es de max??

Independientemente de la respuesta, me ha encantado.

Salu2

tootels dijo...

verdad ana?? esto lo confirma.. pero viene de muy mala leche no?--- carabiruliiiin.. es del gran Max!! pero si me lo propongo seguro que yo también podría...
NUNCA MAIS